LA RESTAURACIÓN DE LA ANTIGUA MINA DE TOURO

Regeneración con Tecnosoles

Tratamientos de las aguas

Preguntas frecuentes & Fast check-in

La Mina de Touro en imágenes

Resumen de actuaciones realizadas para la regeneración de las antiguas cortas y escombreras de la Mina de Touro y la recuperación de los ríos Brandelos, Pucheiras, Felisa, Portapego, Rego das Rozas y Lañas.

La mina de Touro estuvo activa entre los años 1973 y 1986, año en el que la empresa Rio Tinto abandonó las labores. Como consecuencia de las actividades mineras se eliminó completamente la cobertura vegetal y los suelos de las zonas explotadas, dejando una superficie de cortas mineras con la roca (anfibolita) compacta y dura expuesta a la intemperie, que, en los casos en los que el agua no encontraba salida dieron origen, tras el abandono, a balsas o charcas donde se acumularon aguas acidificadas con volúmenes importantes en las cortas de Vieiro y, en menor medida, de Arinteiro.

Los materiales excavados, pero sin valor económico, eran depositados en escombreras, llegando a ocupar una superficie superior a las 300 ha, en ocasiones con más de 100 metros de espesor.

Los materiales superficiales eran estériles de mina o rocas anfibolíticas con alta contenido de azufre pirítico (2-5%), cuya oxidación produjo una acidificación extrema de los suelos, de la disolución del suelo y de las aguas de escorrentía e infiltración, con pH aproximados de 3, potencial redox superior a 600 milivoltios y conductividad eléctrica superior a 5000 µS/cm. Es decir los sistemas hídricos y edáficos eran: Hiperácidos, hiperoxidantes e hiperconductores. Además, la concentración de sulfatos era superior a 3000 mg/l y la concentración de Al disuelto del orden de 100 mg/l, siendo las especies dominantes las de mayor toxicidad Al+3 y Al(SO4)+ y Al(SO4)2.

Julio 2002

En el mes de julio del año 2002, se firmó el “Convenio de Colaboración entre a Consellería de Medio Ambiente, Augas de Galicia e a Universidade de Santiago para a elaboración dun proxecto técnico para a recuperación dos ríos Brandelas, Pucheiras e Lañas, no entorno das Minas de Touro”. En dicho convenio, se ponía encima de la mesa:

– La situación de la mina de Touro, como zona afectada por actividades extractivas con sulfuros.

– La alteración de las aguas de los ríos del entorno.

– La necesidad de una actuación específica para mejorar la situación de los suelos de la mina, inmovilizar los metales pesados y obtener un pH de salida de las aguas superior a 5.

Noviembre 2002

En el mes de noviembre del año 2002, se entregó el Proyecto “Plan de recuperación de los ríos Brandelos, Pucheiras, Felisa, Portapego, rego das Rozas y Lañas, en el entorno de las Minas de Touro”, y en el año 2003 se entregó el Documento Evaluación de Impacto Ambiental del citado proyecto. Dichos proyectos incluían:

– Un análisis de la situación actual de los suelos de la mina y de las aguas del entorno.

– Una propuesta de recuperación de los suelos mediante la utilización de ·suelos artificiales cuyos componentes tenían que tener, una o más de las siguientes propiedades: encalantes neutralizantes de acidez, reductores, adsorbentes de sulfatos y eutrofizantes. Materiales que cumplían este objetivo eran, entre otros, lodos de depuradora, cenizas, conchas de mejillón, biomasa y necromasa, etc. A partir del año 2006, con la aparición de la nueva clasificación de suelos de la FAO, los suelos artificiales pasaron a ser denominados Tecnosoles, y, como se hacían con las propiedades adecuadas para la resolución de problemas específicos se denominaron “Tecnosoles “a la carta”.

– La elevación del pH de las aguas de Bama mediante la creación de un “humedal reactivo”, basado en la capacidad depuradora de los humedales naturales, pero con mayor eficiencia debido a la incorporación de 4 tipos de Tecnosoles diferentes, pudiendo tratar en menos tiempo y en menor superficie los efluentes hiperácidos, hiperoxidantes e hiperconductores. El agua de entrada lo hacía a pH del orden de 3 y la de salida pH superior a 6.0.

Dichos proyectos fueron aprobados por Aguas de Galicia y por unanimidad de todos los miembros del Consello Galego de Medioambiente en el 2003.

Octubre 2006

En octubre del año 2006, se presentó el documento informe final del “Proyecto de I+D sobre elaboración de suelos artificiales y abonos orgánicos a partir de residuos para la recuperación de los suelos y aguas del entorno de la mina de Touro”, los Tecnosoles, promovido por el Laboratorio de Tecnología Ambiental, Instituto de Investigaciones Tecnológicas (USC). Las principales conclusiones de dicho informe fueron:

– La utilización de Tecnosoles permite una recuperación de los suelos degradados y/o contaminados para convertirlos en suelos productivos de elevada actividad biológica, disminuyendo la movilidad de los sulfatos y elementos metálicos presentes en la roca.

– El aporte de los Tecnosoles generó una importante mejora en la calidad de las aguas interiores de la mina de Touro, limitando de manera importante las afecciones a los cursos fluviales del entorno.

LA REGENERACIÓN CON TECNOSOLES

Los Tecnosoles que se utilizan para la restauración de la mina de Touro son producidos por la empresa Tratamientos Ecológicos del Noroeste, bajo la Autorización Ambiental Integrada, con número de Resolución y codigo: 2014-IPPC-56-283, y a su vez con número de inscripción en el registro de productores y/o Gestores de residuos en la actividad de valorización consistente en la elaboración de suelos artificiales: SC-I-IPPC-XV- 00056.

Existen multitud de estudios y artículos técnicos al respecto, pues el caso de la restauración de la mina de Touro con Tecnosoles ha sido ampliamente estudiado por la comunidad científica, por lo que sin entrar en demasiados tecnicismos, puede resumirse que las características buscadas en los Tecnosoles empleados para la restauración, son las siguientes:

  • Que sean reductores, para minimizar la velocidad de oxidación delos sulfuros.
  • Que sean antiacidificantes, para neutralizar la acidez producida, elevar el pH para que precipiten los metales y favorecer la adsorción de sulfatos y metales..
  • Que sean tamponizantes, para controlar las variacions del pH.
  • Que sean adsorbentes de sulfatos, para reducir su movilidad y la de los metales.
  • Que sean ricos en nutrientes, eutrofizantes,  para incentivar la actividad biótica y la biodiversidad de organismos, incrementar la producción vegetal y el desarrollo de la cadena trófica, así como para aportar necromasa que haga los sistemas en recuperación autosostenibles. 

A continuación se muestra un esquema de los residuos empleados, y su transformación y destinos.

La adición de Tecnosoles “a la carta”, adecuados a las situaciones existentes (como es el caso de Touro), es una estrategia “win-win”: Técnicos mineros, investigadores ambientales y estudiantes de más de 40 países han venido a visitar la mina de Touro y los resultados obtenidos han permitido que la norma gallega de elaboración de Tecnosoles “a la carta” fuese la primera del mundo y que sea la norma base para actuaciones similares en otras partes del mundo. Actualmente se están utilizando Tecnosoles en España (Autonomías de Galicia, Pais Vasco, Navarra, Castilla-León (mina de uranio de Saelices el Chico) y Andalucía (mina de Aznalcóllar), Portugal (mina de Sao Domingos, Perú (minas de oro de la Zanja, Tantahuatai y San Miguel en la zona de Cajamarca), China (suelos ganados al mar Amarillo) y hay proyectos en estudio para México, Ecuador, Colombia, Brasil y Nueva Zelanda.

Las principales ventajas del uso de Tecnosoles son:

Valorización de residuos

Valorización de residuos que no van a vertedero, reduciendo las emisiones de CO2 y CH4 (metano) y evitando las pérdidas de Nitrógeno.

Reducción de pérdidas de efectividad

Reducción de pérdidas de efectividad de elementos nutrientes como Fósforo, nitrógeno, potasio, magnesio, etc., presentes en los residuos que pasan a incorporarse a la cadena trófica y a sistemas productivos..

Mejora de la calidad de las aguas

Mejora de la calidad de las aguas eliminando o reduciendo acidez y concentración de aluminio y sulfato disuelto recuperando su capacidad para diferentes usos, como el riego o la producción de peces y organismos acuáticos.

Mejora ambiental de los suelos

Mejora de las funciones ambientales y productivas de los suelos, que permiten la actividad biológica, reconstruyendo la biodiversidad y las cadenas tróficas, el paisaje y la productividad vegetal.

TRATAMIENTOS DE LAS AGUAS

El humedal de Bama es un claro ejemplo de cómo se ha conseguido regenerar una zona completamente degradada, tanto a nivel de suelos como de aguas.

Consiste básicamente en la utilización de 4 tipos de Tecnosoles en un Humedal reactivo generado en la antigua corta minera que produce el paso de aguas de pH del orden de 3.0 a aguas de pH neutro (pH > 7.0) en la que se han eliminado un gran número de contaminantes susceptibles de ser utilizada para todos los usos deseados, sin gastos de electricidad, reactivos o de mantenimiento, y la sustitución de un sistema biótico en el que sólo existían extremófilos hasta desarrollar una cadena trófica compleja, con insectos acuáticos diversos, anfibios, aves y depredadores finales.

El humedal de Bama ha sido visitado por técnicos, investigadores y alumnos de más de 40 países. Todos los años se utiliza en actividades de aprendizaje en los cursos de master  de contenido ambiental de las Universidades de Santiago y Vigo. Ha sido descrito en dos publicaciones ciéntíficas, presentado en congresos nacionales e internacionales y explicado en conferencias en más de 20 países. La imagen de su evolución fue la contraportada del calendario que cada año edita la Sociedad española de Ciencia el Suelo.